Proyectos
15 de mayo, 2020

Teletrabajo en casa con niños: como lograrlo y no morir en el intento

 

Tiempos excepcionales, requieren medidas de igual magnitud. Si bien pareciera que por momentos el mundo se ha detenido, al estar prácticamente confinados en nuestros hogares hace poco más de dos meses, da la sensación de unas eternas y obligadas vacaciones. Sin embargo la producción, no se para y buena parte de la fuerza laboral sigue funcionando desde la comodidad de nuestras casas.

Pero que pasa cuando estamos acostumbrados a un ritmo, constante, silencioso y con horarios determinados y de un momento a otro todo eso deja de existir para tener que ser igual de productivos, pero con niños dando vueltas alrededor demandando atención.

Te dejamos algunas ideas para que tu trabajo en casa se haga algo más llevadero:

1.Desactiva todas tus notificaciones

¿Sabías que aquellos que trabajamos con computadoras nos distraemos en promedio, más o menos, cada 10 minutos? Si le sumamos notificaciones de chats o llamadas, el nivel de productividad evidentemente se reduce significativamente. Ten en cuenta que ya tendrás poco tiempo durante la siesta de tu hija o hijo, (si tienes la suerte de que aún tengan esa costumbre), por lo que te recomendamos no contestar a ese chat o ver esa foto en Instagram durante ese periodo.

2.Prioriza el trabajo clave

Es el que marca la diferencia. La mayor dificultad que vas a encontrar como padre o madre teletrabajadora, son las distracciones. Deja las pequeñas tareas para esos momentos del día que identifiques más conflictivos y reserva las más productivas (primera hora de la mañana, por ejemplo) para las tareas que marquen la diferencia.

3.Agrupa tus tareas

Realizar tareas semejantes durante un mismo periodo es una táctica muy efectiva a la hora de estar más enfocado. Por ejemplo, consultar tu correo solo unas 2 o 3 veces al día, para no estar pendiente de las notificaciones constantemente. Dedica un tiempo para contestar a todas las peticiones y no hacer pequeñas respuestas constantes. Lo mismo puedes hacer con las tareas domésticas que parecieran nunca acabarse, organiza tus horarios para lavar platos, ropa, barrer, cocinar y hasta para sacar la basura, que seguro en tu cabeza estarán siempre como pendientes, pero no te preocupes, que seguirán ahí después de acabar tu jornada. Sabemos que hay cosas inaplazables, pero todo lo que puedas agrupar, será beneficioso para tu productividad.

4. Territorio laboral

Diseña un espacio de trabajo. Nos referimos a un lugar físico: una mesa, una silla, idealmente un escritorio, que ojalá tenga donde organizar tus cosas y no cuente con muchas distracciones a su alrededor. Definitivamente, no sirve eso de trabajar en la cubierta de la cocina o en la mesa del comedor, de hecho, lo idóneo sería una habitación con una puerta. Cuidar de los hijos es un trabajo en equipo y cuando uno puede permitirse un momento de aislamiento, hay que aferrarse a él y aprovecharlo al máximo. Piensa que es eso o pedir a tus hijos que se callen todo el rato (intenta no hacerlo por favor)

5. El método pomodoro

Este método de productividad consiste en trabajar durante periodos de 25 minutos y tomar descansos de 5, así hasta en cuatro ocasiones y hasta tener un descanso de 30 minutos. ¿Te imaginas poder combinar este método con el cuidado de un niño? Asegúrate que esos 5 minutos son de pura atención, de planificar alguna tarea menos exigente que sea compatible con el juego de tu hijo y emplear esos 30 minutos en atención de primera necesidad.