Inversión Proyectos
21 de marzo, 2019

Normas antisísmicas en Chile

VMC con el respaldo de VIMAC, constructora e inmobiliaria, te entrega construcciones de calidad superior y garantizadas por la excelencia en todos los procesos.

Chile es conocido como el país más sísmico del mundo, y por eso llama la atención que, pese a la seguidilla de fuertes movimientos telúricos, los edificios logran mantenerse en pie a diferencia de otros países, donde sismos de menor magnitud provocan grandes catástrofes.

«La norma asegura que en Chile las estructuras mantengan una resistencia tal que permitan salvar vidas humanas, pero no obliga a que no sufran daños», le dice a BBC Mundo el arquitecto Jaime Díaz, profesor de la Universidad de Chile”.
Las normas de construcción son fundamentales. Exigen uso de materiales y estudios que encarecen mucho la construcción, y, aún así, como se demuestra sismo tras sismo, parecen respetarse.
Chile ha sufrido terremotos tan devastadores que eso, de alguna manera, impacta en la conciencia colectiva en el sentido de que más vale cumplir ciertas normas
Sebastián Gray, Colegio de Arquitectos de Chile afirma que «Chile ha sufrido terremotos tan devastadores que también eso, de alguna manera, impacta en la conciencia colectiva en el sentido de que más vale cumplir ciertas normas».
Los expertos coinciden en que una clave está en la estructura de hormigón armado y acero, suficientemente flexible y resistente para dejar que el edificio se mueva, se balancee y no se caiga.
El arquitecto Díaz explica que las construcciones modernas, además tienden «a incorporar elementos como los aisladores y los disipadores sísmicos que permiten que el movimiento de la tierra no se transmita al edificio y, si se transmite, que esa energía sea absorbida».
«En el fondo, el terremoto es una cantidad enorme de energía que se traspasa a las construcciones. Si no tiene modo de ser disipada, termina destruyendo todas las estructuras», precisa.
Otro elemento crucial es el estudio del suelo para que los cimientos sean los adecuados. «A cada tipo de suelo corresponde un cálculo específico para el tamaño, forma, profundidad y resistencia de las fundaciones», «Es un análisis muy especializado que garantiza la estabilidad del edificio» explica Gray.
Fuente: BBC Mundo.